La Torre de los Alicantinos fue construida a principios del siglo XX y se convierte en uno de los monumentos más emblemáticos de Rociana del Condado. Su altitud de 36 m y su aislamiento de un conjunto bodeguero, hoy desaparecido, le ha hecho cobrar un nuevo significado como hito de la fisonomía del casco urbano del pueblo.

La torre es una gran chimenea, de sección poligonal y decreciente en altura, y formaba parte de la infraestructura de destilería de unas bodegas, de las que sólo quedan algunos arcos y una puerta de entrada fechada en 1908. Existen otras estructuras similares, como la torre de Bodegas Pichardo o la de Bodegas Morales en La Palma del Condado.

Esta torre alambique, de estilo tradicional y construida a principios del siglo XX, estaba destinada a la destilación de alcohol y era un elemento más de la amplia bodega de la que formaba parte, hoy desaparecida.

Es de planta rectangular con dos cuerpos: los dos primeros tercios cuentan con sencillos ventanales y el tercero posee varias arcadas a cada uno de los lados. Destaca un azulejo dedicado a Ntra. Sra. del Socorro, patrona de la localidad. La cubierta la realiza a cuatro aguas. Además se le añade una chimenea de sección circular muy similar a la de Los Alicantinos, que ejercía la misma función.

La importancia de la torre reside en su originalidad, la adaptación al paisaje y a la forma de vida del pueblo. Además se puede poner en relación con otras torres como la Torre de Los Vallejo (Bollullos Par del Condado) o las dos torres alambiques (Villalba del Alcor).

Dirección: C/ Niebla

Es una de las bodegas más importantes de esta localidad, no sólo por ser una de las más fecundas y amplias, sino por la estética del edificio, de estilo tradicional, fechable a principios del siglo XX.

Su planta presenta el esquema tradicional de las antiguas bodegas: tres naves con la central mayor que las laterales. Éstas están separadas por arcos de medio punto sobre pilares y se cubren en la central por cubierta a dos aguas y en las laterales a una.

La decoración se vuelca en su exterior con una fachada de color rosáceo que lleva impresa una simulación de ladrillos pintados en estuco. Aparecen varias pilastras separando cada tramo de ventanas y la estructura se remata por unas almenas piramidales. Son importantes sus dos portadas: la lateral mantiene el esquema de ladrillo y se remata por un frontón curvo, tiene cancel fechado en 1900; la principal es de mayor altura, tiene un cancel también rico y se remata por un frontis que lleva el nombre de la bodega junto al que aparece una hornacina que acogía la imagen de San Antonio. En la parte superior tiene una pequeña espadaña con nicho para campana.

Está cerrada al público

Es una construcción de gran amplitud, de planta basilical con cubierta a cuatro aguas y un gran patio trasero. Su interior tiene tres naves con arcos de medio punto apoyados en grandes pilares. Es una bodega tradicional que aún hoy sigue en funcionamiento y que tiene en proyecto un uso turístico. Destaca la labor de forja realizada en los canceles de entrada, uno de ellos muy elaborado y fechado en 1868.

Dirección: C/ Almonte, 5
Teléfono: 959 416 426     Fax: 959 416 426
Contacto: Gregorio Contreras Ruíz

Próximos Eventos

    Actualmente no hay información