El Conjunto Histórico de Rociana del Condado fue declarado el 29 de Octubre de 2003, como Bien de Interés Cultural. Tal procedimiento lleva consigo la delimitación de un espacio que asegure y difunda su protección. Para esta denominación se ha valorado la importancia patrimonial del municipio, sobre todo su caserío, que se desarrolló notablemente durante la eclosión del viñedo en la comarca.

La trama urbana es irregular y está formada por calles irregulares y estrechas, sólo alterada por varios espacios abiertos en forma de plazas. Entre ellas, destacan la Plaza del Llano, la Plaza de España, el recinto ferial o Plaza del Rocío. Pero no son menos importantes sus grandes casas, con imponentes fachadas realizadas en ladrillo, rejas en hierro forjado, y decoración cerámica tanto en interiores como en exteriores. Además de estas casas están las casas tradicionales de una sola planta con una sencilla fachada como ocurre en la calle San Bartolomé. Además, cuenta con un importante número de bodegas como es el caso de las bodegas San Antonio, torre de Los Alicantinos, bodegas Contreras Ruíz, torre alambique, bodegas Palomo ...

El patrimonio monumental nos deja conocer un pueblo vinculado con sus tradiciones más arraigadas. Dentro del conjunto histórico-artístico se encuentran la Iglesia de San Bartolomé, construida en 1954 en estilo neobarroco, la ermita de San Sebastián, del siglo XVIII pero muy reformada en la actualidad. La Hacienda, edificio agrícola que se compone de dos torres aceiteras de contrapeso, destinado a labores agrícolas y que hoy ha perdido tal funcionalidad. La ermita de Ntra. Sra. Del Socorro que alberga la imagen de la patrona de la localidad, del siglos XVIII y bellas proporciones. El ayuntamiento, como edificio civil más emblemático, destaca su aspecto formado por dos crujías con arcos de medio punto que lo convierte así en un edificio notable. Entre otros la Casa de la Cultura de Odón Betanzos, levantado en el siglo XVIII sobre los restos de un antiguo convento dominico del siglo XV.

La riqueza del casco histórico de Rociana del Condado, se ve justificada por el apogeo vinícola de principios de siglo XX. De este modo, los personajes más nobles edificaron grandes casas que destacan por la labor de cerrajería, ladrillo y azulejería. Destacan:

CASA Nº 16 EN C/ SEVILLA. 1ª MITAD DEL SIGLO XX.

Casa de dos plantas con patio central y habitaciones colindantes junto al mismo. Posee una notable fachada, que destaca por la utilización repetitiva del ladrillo en muros y vanos, sólo alterado por una cerámica policromada de estilo regionalista. Sus grandes vanos se cubren por una cerrajería muy elaborada y envuelta en roleos. En la planta superior llaman poderosamente la atención sus balcones laterales partidos por una columna que sustenta dos arcos, y en el centro posee un gran balcón acristalado por completo.

CASA Nº 12 “CASA DE LAS LOSITAS”. 1911.

Una de las más bellas de la localidad, llamada así por la decoración de pequeñas lositas de color verde que le dan un toque peculiar a la fachada. Sólo queda libre el pequeño zócalo que se decora por losetas de barro. La fachada se divide en varias calles separadas por pilastras de yesería que conforman un dibujo a candelieri. Además, destaca la notable labor de rejería llevada a cabo en balcones y ventanas. Los primeros son bulbosos y muy movidos. En su interior repite el mismo esquema que la anterior de patio central en torno al cual gira toda la vivienda.

CASA Nº 18 EN C/ AMARGURA. 1947

Imponente fachada en ladrillo que sigue la misma tipología de las casas rocianeras. Tiene una minuciosa elaboración en pilastras, entre las que sobresalen las dos de la puerta, que quedan rematadas por pequeñas columnillas corintias. El balcón central destaca por estar rematado por un ajedrezado en ladrillo. Toda la portada se remata por un pequeño imafronte al que continúa una balaustrada terminada en pequeñas pirámides con incrustación de azulejería azul. La riqueza de sus rejas queda patente en todo el edificio, podemos destacar un pequeño medallón con un busto.

CASA Nº 13 EN C/ AMARGURA. 1ª MITAD DEL SIGLO XX

Su fachada es en ladrillo, dividida en tres calles y ornamentada profusamente en sus vanos. También aparece utilizada la cerámica como elemento decorativo. Además, se juega con el ladrillo en balcones y ventanas. Entre los estilos utilizados, el arquitecto ha jugado con el estilo de arquillos lombardos, arquillos árabes y modillones renacentistas. En el interior sigue la tipología de casa con patio central y zaguán con escalinata de acceso. Todo el espacio se encuentra muy decorado.

Además de esta serie de casas, en Rociana del Condado existen numerosas muestras de la típica casa tradicional andaluza de fachada encalada con sencillas puertas y ventanas. Podemos encontrar algunos ejemplos destacados en las calles Socorro y San Bartolomé.

Se sitúa en la plaza del mismo nombre, es una construcción del siglo XVIII que responde a las constantes tipológicas de los edificios de carácter agrícola, ya que ésta era su función. Tiene planta rectangular, con altos muros, numerosas ventanas y vanos de entrada. En sus esquinas se conservan dos antiguos molinos de sección rectangular y terminada en un remate cónico propio de estas construcciones. En su interior existía un sistema de contrapesos para moler la aceituna. Toda esta construcción ha sido muy transformada. Podemos encontrar edificios similares a éste en otros pueblos del Condado, como la Hacienda de Alcalá Alameda (Chucena) o la Casa de Ahumada (Hinojos).

Este edificio pertenece actualmente al Ayuntamiento de Rociana y en él se piensa instalar la nueva Biblioteca Pública Municipal, junto a otras dependencias municipales.

Dirección: Plaza de la Hacienda

Próximos Eventos

    Actualmente no hay información