Recibió su primitiva denominación durante la ocupación romana del territorio. Esta antigua villae fue designada por el nombre de su propietario Roscius, Rossius o Rosidus, que significa Rocío (nombre de familia romana) más el sufijo –ana, que significa propiedad.

Durante la época musulmana pudo sufrir alguna modificación, posteriormente (S. XV y XVI) aparece escrita con cedilla y más recientemente, en 1959, se agregó ‘del Condado’ paraincluir sus vinos en la denominación de origen del mismo nombre.

De los romanos al Reino Taifa de Lebra La historia de este municipio va unida a la del Condado de Huelva, por el que pasaron numerosas culturas y civilizaciones. Se han hallado restos arqueológicos, neolíticos, calcolíticos, romanos, visigodos y musulmanes.

Los restos hallados de más antigüedad, del año 2500 a.C., presentan características de la cultura de Los Millares. Fueron localizados en la cercanía de la carretera de Niebla y están constituidos por dos escoplos o hachas de piedra pulimentada.

Del pueblo romano, los hallazgos encontrados son más numerosos y mejor localizados. Se han descubierto yacimientos en El Alcornocal (hábitat de medio rural y necrópolis), dos asentamientos en los márgenes del arroyo Calancha, restos de sillería cercanos al casco urbano… La antigua villae de Rociana pudiera haber cubierto un terreno agrícola de unas 200 o 300 ha y, junto con otras de estas pequeñas villaes, giraba en torno a una de mayores dimensiones localizada en Niebla, que controlaría el territorio de toda la campiña, aunque parece que Rociana gozaba de cierta autonomía respecto a Niebla.

Durante la presencia árabe en la península (711-1262), Rociana pudo ser una importante alquería por sus buenas tierras de labor y su ubicación en una de las vías de comunicación hacia Sevilla. Dependía de Niebla, capital en el siglo XIII del reino Taifa de Lebra o Algarbe. Durante estos siglos, en este territorio se vivieron épocas de hambruna (entre 867 y 876) y eran continuas las disputas tribales hasta que, con la llegada de los almohades, se pudo gozar de una relativa tranquilidad.

Al finalizar la etapa árabe, Niebla contaba con una gran extensión de territorio. Según las Crónicas del Rey Alfonso X el Sabio, el reino abarcaba desde el Cabo de San Vicente, al oeste, hasta la desembocadura del Guadalquivir, al este, incluía Sierra Morena al norte y no se interrumpía hasta el Mar Mediterráneo.

Nace el Condado de Niebla Con la conquista cristiana, Rociana y otros pueblos se beneficiaron de los privilegios reales que se otorgaban para la repoblación de estos territorios. Entre los siglos XIII y XV la economía se basaba en la ganadería, seguida del cultivo del cereal y de la vid. En 1368 el Rey Don Enrique cede el Concejo de Niebla, con el título del Condado, a don Juan Alonso Pérez de Guzmán sus descendientes, señores de Sanlúcar de Barrameda hasta este momento, a partir de ahora pasaron a ostentar el título de Condes de Niebla, y posteriormente el de Duques de Medina Sidonia. Se abre una nueva etapa para Rociana, que comenzó a gozar de su propio gobierno (Cabildo o Ayuntamiento) y, entre otras cuestiones, se dedicó a defender los límites de su territorio (que hasta mediados del XVIII no quedaron definitivamente establecidos) y al aprovechamiento de las tierras.

En los comienzos del Antiguo Régimen (XVI-XVIII), sus habitantes no vivían buenos momentos. Rociana dependía de los señores y del propio Concejo de Niebla, la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas no contaban con propiedades y se dedicaban a la agricultura y la ganadería de subsistencia. La agricultura se basaba en el cultivo de cereales, entre ellos el trigo, la vid (cuyos vinos se destinaban al mercado exterior), y de manera incipiente el olivar. Por esta época se plantaron también los primeros pinos.

Entre los siglos XVI y XVIII se producen cambios significativos, marcados por el paso de una economía de tipo pastoril a otra agrícola, con el predominio del cereal, el olivar y el viñedo, cultivo que se convertiría en el motor de la economía. Estos momentos de prosperidad económica trajeron consigo el aumento de la población (se triplicó entre los años 1550 y 1636) y con ella el del casco urbano.

Durante el XVIII, Rociana junto con otros Ayuntamientos del Condado y apoyados por la monarquía borbónica, exigen su autonomía respecto a Niebla y al Señorío de Medina Sidonia, cuestión que consiguen plenamente en 1883, año en que se anulan los señoríos. Recibe por esta época el título de villazgo.

Rociana contemporánea Desde finales del XIX hasta el primer tercio del XX, este municipio experimentó un aumento poblacional provocado por el desarrollo de los viñedos y la comercialización de los caldos. En este periodo se construyeron bodegas y se transformaron los caseríos del municipio siguiendo las tendencias de la época. Pero esta actividad decae posteriormente con la aparición de la filoxera, y con ello desciende el número de habitantes.

En la actualidad la economía rocianera se vertebra en dos ejes fundamentalmente, la agricultura y la construcción. Dentro de la primera se distingue, por una parte, la agricultura tradicional, que en general es poco competitiva y se acoge a diversas políticas de subvenciones.

Sobresale el viñedo con unas 2.000 ha de superficie, siendo este municipio uno de los principales productores de vinos del Condado.

logo sede electronica Rociana

Próximos Eventos

    Actualmente no hay información